El tratamiento del clonus va a depender de la causa. Por eso es importante realizar un diagnóstico adecuado.

De todos modos, se pueden utilizar una serie de medicamentos que reducen los síntomas. Son fármacos que actúan como relajantes musculares y sedantes. Por ejemplo, el diazepam o el clonazepam, que son benzodiacepinas. También el baclofeno o la tiazinidina.

Todos estos compuestos tienen efectos secundarios. Tienden a causar confusión, cansancio, somnolencia y mareo. Algunos de ellos con tendencia a la adicción.

Alternativas terapéuticas
Una de las alternativas para tratar el clonus son las inyecciones de toxina botulínica. La razón es que ayuda a que los músculos se relajen, impidiendo que se transmitan los impulsos nerviosos.

Las inyecciones de toxina botulínica tienen un efecto limitado. Al cabo de un tiempo sus efectos se mitigan. Por eso se requieren aplicaciones de forma frecuente, cada varios meses.

La fisioterapia se considera otro de los pilares del tratamiento. Mediante técnicas de rehabilitación se estimula el estiramiento de los músculos. También se trabaja en aumentar la amplitud del movimiento.

En algunos casos refractarios se puede recurrir a cirugía. El procedimiento quirúrgico se basa en seccionar los nervios que están causando las sacudidas musculares.

Referencia: MejorconSalud

No lo olvide: pregunte siempre a su farmacéutico, él le informará sobre estas y otras cuestiones relacionadas con la salud y el medicamento.

Material diseñado con fines educativos. La información presentada en este material es tomada de las fuentes listadas en cada contenido y contiene recomendaciones generales que en ningún caso pretenden reemplazar la consulta médica. Estas recomendaciones deben ser discutidas y acordadas con su médico tratante.