Por tanto cambio constante en la información sobre la pandemia de la COVID-19, muchas personas sienten más estrés y ansiedad.

“La ansiedad no es ni buena ni mala, sino solamente parte de la experiencia humana. La ansiedad sana nos empuja a entrar en acción para no correr peligro, cuidar a quienes amamos y llegar a experimentar este momento con resiliencia”, comenta Kristin Lothman, consejera de salud y mente en el Departamento de Medicina Integral y Salud de Mayo Clinic.

“Existen muchas estrategias para controlar la ansiedad. Yo recomiendo establecer una práctica de autocuidado y los elementos que incluiría serían: llevar un diario, hacer ejercicio y yoga, así como meditar y orar”, dice Lothman.

Otra manera de afrontar la ansiedad es con la práctica de la atención plena, comenta Lothman.

“Atención plena significa prestar atención a propósito al momento actual y creo que la atención plena es un método poderoso que se puede utilizar justo ahora”.

Lothman añade que la atención plena consiste en enfocarse y tomar conciencia. “Para mí, la mejor manera de establecer una conexión es sin distraerme, estando presente y enfrascándome en el contacto visual”, explica.

A fin de calmar el cuerpo y la mente, Lothman recomienda la meditación dirigida, que es un tipo de concentración relajada en la que un narrador imparte instrucciones para respirar y visualizar. Los ejercicios respiratorios también son provechosos, especialmente para los niños pequeños.

“Puede practicarlo de tres a cuatro veces diarias, tal vez no toda la meditación, pues a lo mejor 10 respiraciones son suficientes para que note un cambio en su experiencia interior”, anota Lothman.

Referencia: Mayo Clinic

Material diseñado con fines educativos. La información presentada en este material es tomada de las fuentes listadas en cada contenido y contiene recomendaciones generales que en ningún caso pretenden reemplazar la consulta médica. Estas recomendaciones deben ser discutidas y acordadas con su médico tratante.

Imagen por: Irina L from Pixabay