En los procesos alérgicos, las inmunoglobulinas que se elevan suelen ser las IgE. Aunque hay estudios que relacionan a la IgG en los casos de hipersensibilidad alimentaria, postulando que dicha situación está enmarcada en las llamadas reacciones de hipersensibilidad mediadas por inmunocomplejos Ag/IgG.

La ingesta repetida y mantenida en el tiempo de estos alimentos a los que se es sensible, provoca una constante presencia de anticuerpos en el torrente sanguíneo, lo que puede hacer que la sintomatología se cronifique. Existen algunas patologías de base que parecen aumentar la predisposición a convivir con estas hipersensibilidades alimentarias:

– Colon irritable
– Colitis ulcerosa
– Enfermedad de Crohn
– Dermatitis atópica
– Urticaria
– Asma
– Fibromialgia

El test de sensibilidad alimentaria sería la prueba de laboratorio en la que se demuestra la presencia de niveles elevados de anticuerpos IgG específicos frente a una amplia lista de alimentos. Según el grado, hay testeos que analizan hasta más de 200 productos alimenticios o ingredientes.

La realización del test de sensibilidad alimentaria en casos en los que se sospeche una intolerancia o alergia puede resultar muy útil. Si se confirma la presencia de anticuerpos, retirando dichos alimentos de la dieta se detendrían las reacciones de hipersensibilidad.

Referencia: MejorconSalud

No lo olvide: pregunte siempre a su farmacéutico, él le informará sobre estas y otras cuestiones relacionadas con la salud y el medicamento.

Material diseñado con fines educativos. La información presentada en este material es tomada de las fuentes listadas en cada contenido y contiene recomendaciones generales que en ningún caso pretenden reemplazar la consulta médica. Estas recomendaciones deben ser discutidas y acordadas con su médico tratante.