De nuevo te reiteramos que la información que encontrarás a continuación es referencial. Solo un profesional cualificado puede hacer un diagnóstico seguro de tus manchas en la piel, para lo cual considerará tu edad, historial médico, antecedentes familiares y demás elementos.

Las manchas en la piel pueden desarrollarse a través de diferentes catalizadores. Sin embargo, si estás aquí es probable que hayas descartado los más benignos. Te presentamos así una lista de 6 afecciones que pueden causarte manchas rojas en la piel.

1. Alergias
Las manchas rojas en la piel en las alergias
Las alergias cutáneas se caracterizan por lesiones rojas debido a la redistribución del flujo vascular, algo que empeora con el rascado.
Con el término alergia se hace referencia a un grupo de reacciones que se caracteriza por una hipersensibilidad del organismo ante cierto tipo de compuestos y microorganismos. Por ejemplo, puedes tener alergia alimentaria, al polen, a ciertos fármacos, al látex, al moho, a los ácaros y a algunos insectos, por solo nombrar los más comunes.

Entre los síntomas frecuentes de todas estas condiciones encontramos las manifestaciones cutáneas. Aparecen minutos u horas después del contacto con el agente catalizador y por lo general se acompañan de picor o ardor.

Este tipo de manchas se desarrollan en forma de ronchas, de manera que tienen un relieve muy definido. Se pueden concentrar en una zona en específico, o por el contrario esparcirse de manera aleatoria. Pueden desencadenarse reacciones similares ante episodios de estrés.

2. Miliaria
La miliaria, también conocida como sarpullido por calor, es otras de las causas frecuentes de manchas rojas en la piel. Aunque la mayoría asocia esta condición con los bebés, lo cierto es que tanto adolescentes como adultos la pueden padecer.

De acuerdo con los investigadores, se produce cuando los conductos sudoríparos superficiales se obstruyen, lo que da lugar a pequeñas protuberancias de color rojo. Por lo general aparecen en los pliegues de la piel, en áreas muy sudorosas o en zonas que han estado expuestas directamente al sol.

Se trata de una condición benigna que solo dura un par de días, aunque si se descuida puede derivar en infecciones (si te rascas con tus uñas, por ejemplo). El tipo más grave, la miliaria profunda, no genera manchas rojas en la piel; sino que deja tras su paso un aspecto superficial de piel de gallina (con erupciones pálidas).

3. Dermatitis de contacto
Las dermatitis de contacto, de acuerdo con los estudios epidemiológicos, afecta hasta al 20 % de la población. Es una afección cutánea muy común, una que se presenta tanto en niños como en adultos. Se trata de una reacción alérgica que se origina cuando tu piel entra en contacto con una sustancia irritante.

Este tipo de dermatitis es crónica, de manera que la desarrollas a largo plazo en episodios que se denominan exacerbaciones. Casi cualquier cosa puede desencadenar una exacerbación: desde prendas de ropa hasta el roce con un objeto al cual eres alérgico.

Las manchas rojas en la piel de esta condición se caracterizan por un intenso picor, uno que incluso puede llegar a ser insoportable. Pueden afectar solo a la zona de contacto o por el contrario extenderse por todo el cuerpo. Es una condición para la cual no existe cura, aunque algunos tratamientos pueden aliviar bastante las erupciones.

4. Pitiriasis rosada
La pitiriasis rosada es una erupción en la piel que se caracteriza por una placa eritematosa única que luego evoluciona a muchas erupciones en todo el tronco. Los investigadores no están seguros de por qué se ocasiona, aunque todo apunta a procesos infecciosos. De hecho, se ha sugerido la reactivación del virus herpes como su desencadenante.

Las manchas rojas en la piel por esta afección son un poco escamosas y suelen picar (aunque de manera leve). Afecta a todos los grupos de edad, pero es más frecuente en pacientes jóvenes o jóvenes adultos. Se trata de una condición benigna que desaparece luego de unas semanas, incluso muchos casos no demandan tratamientos.

Sin embargo, dado que se ha asociado con algunas infecciones, es importante que se hagan exámenes de laboratorio para descartar alguna condición subyacente. Esto es especialmente importante cuando se acompaña de dolor de cabeza, fiebre y dolor de garganta.

5. Sangrado dentro de la piel
Las manchas rojas en la piel incluyen los hematomas
La hemoglobina acumulada es la causa de la coloración tan característica de las lesiones hemorrágicas cutáneas.
El sangrado dentro de las capas superficiales de la piel es otra de las posibles explicaciones a esta condición. Sucede cuando múltiples vasos sanguíneos se rompen y ocasionan una mancha color rojo. Los hay de tres tipos:

Petequias: estas se manifiestan a través de puntos diminutos que, técnicamente, no llegan a ser manchas propiamente dichas.
Púrpura: aparecen cuando se acumula la sangre en forma de manchas planas y grandes.
Equimosis: lesiones similares a las anteriores pero de mayor extensión.
Este tipo de sangrado puede generarse por episodios de estrés, golpes, traumatismos o por fricción. Sin embargo, también es posible que se origine por algún tipo de trastorno en la coagulación de la sangre (como indica la evidencia). En todo caso, si son muy recurrentes, debes consultar con un especialista.

Referencia: MejorconSalud

No lo olvide: pregunte siempre a su farmacéutico, él le informará sobre estas y otras cuestiones relacionadas con la salud y el medicamento.

Material diseñado con fines educativos. La información presentada en este material es tomada de las fuentes listadas en cada contenido y contiene recomendaciones generales que en ningún caso pretenden reemplazar la consulta médica. Estas recomendaciones deben ser discutidas y acordadas con su médico tratante.