Considerando el efecto de atrapamiento del carbón activado sobre ciertas sustancias, se ha postulado que las pastillas serían capaces de reducir la entrada de colesterol alimenticio a la sangre. Esto sucedería por la unión a los ácidos biliares en el intestino.

Un estudio con varias décadas en su haber encontró que el carbón activado incrementaba el HDL o colesterol bueno y reducía el LDL o malo. Lamentablemente, no se ahondó más en esta aplicación por la aparición de nuevos desarrollos de laboratorio que resultan efectivos, como las estatinas.

Referencia: MejorconSalud

No lo olvide: pregunte siempre a su farmacéutico, él le informará sobre estas y otras cuestiones relacionadas con la salud y el medicamento.

Material diseñado con fines educativos. La información presentada en este material es tomada de las fuentes listadas en cada contenido y contiene recomendaciones generales que en ningún caso pretenden reemplazar la consulta médica. Estas recomendaciones deben ser discutidas y acordadas con su médico tratante.