La cavidad oral posee una serie de microorganismos que constituyen un verdadero ecosistema conocido como la placa bacteriana. Generalmente la presencia de esta flora bucal no es origen de enfermedad, pero sí su desequilibrio, que da lugar a caries dental y enfermedades periodontales. También determinadas intervenciones comunes como el cepillado dental o la limpieza bucal, pueden causar infecciones locales en situaciones especiales. La enfermedad periodontal engloba el conjunto de procesos infecciosos que pueden derivar hacia la destrucción progresiva de los tejidos de soporte del diente, pudiendo llegar incluso a la pérdida final del mismo.
 
En cualquier caso, la higiene bucal es una medida esencial para la eliminación de la placa bacteriana. El paciente debe ser instruido sobre la técnica correcta del cepillado dental. También es aconsejable el enjuague bucal indicado en patologías de la mucosa oral, dientes, encías y lengua. El enjuague debe de tener una duración mínima de 30 segundos y se debe evitar ingerir la disolución. Para una dolencia puntual, se recomienda el uso de una espátula o algodón en el sitio de la lesión. Los comprimidos de uso tópico son fármacos que actúan localmente, y no se deben tragar. Si hay una lesión definida y localizada se debe mantener el comprimido en la proximidad de ésta. También es importante recordarle al paciente que el uso de estos fármacos se indica para lograr un alivio de la afección bucal pero no se deben tomar de forma indefinida.
 
Los antisépticos son productos químicos capaces de destruir el crecimiento de microorganismos en las superficies biológicas. Se recomienda su uso de forma responsable. Existen varios tipos de antisépticos. Cabe destacar el fenol que se utiliza como componente de pastas dentífricas y otros productos dentales. También merece destacarse la combinación de antisépticos y otros productos, con los que se consigue una reducción considerable de la placa.
 
No lo olvide: pregunte siempre a su farmacéutico, él le informará sobre estas y otras cuestiones relacionadas con la salud y el medicamento.

Material diseñado con fines educativos. La información presentada en este material es tomada de las fuentes listadas en cada contenido y contiene recomendaciones generales que en ningún caso pretenden reemplazar la consulta médica. Estas recomendaciones deben ser discutidas y acordadas con su médico tratante.