La gripe es una infección producida por un virus. Se caracteriza por fiebre elevada, que suele durar entre 3 y 7 días, acompañada de dolor muscular y de cabeza, malestar general, cansancio, tos seca, falta de apetito y dolor al tragar.
 
La mitad de las infecciones de las vías respiratorias son producidas por virus, del tipo de la gripe, por lo que no se solucionan con tratamiento antibiótico, que solo es útil si la infección la producen bacterias.
 
Por lo que respecta a España, se infectan cada año de gripe entre 3 y 3,5 millones de personas, lo que hace que se considere una epidemia. La infección por el virus de la gripe es más frecuente en niños y en mayores de 64 años, y predomina en los meses fríos.
 
En caso de gripe, tu farmacéutico te recomienda:
 
– No utilizar antibióticos.
– Combatir los síntomas: el dolor muscular y de cabeza con analgésicos, la fiebre con antipiréticos, la congestión nasal con descongestionantes, el exceso de mucosidad con mucolíticos y expectorantes y la tos, con antitusivos.
– Reposo.
– Beber líquido abundante.
– Acudir al médico en caso de cualquier complicación.
– Evitar el consumo de tabaco.
– Humidificar el ambiente.
– Evitar los cambios bruscos de temperatura.
 
La vacunación antigripal es la mejor herramienta para prevenir la gripe. Se recomienda su administración durante los meses de Septiembre y Octubre. Una vez administrada la vacuna, la protección eficaz comienza después de 7- 10 días y dura hasta 6 meses, lo que hace necesaria la vacunación anual.

No lo olvide: pregunte siempre a su farmacéutico, él le informará sobre estas y otras cuestiones relacionadas con la salud y el medicamento.

Material diseñado con fines educativos. La información presentada en este material es tomada de las fuentes listadas en cada contenido y contiene recomendaciones generales que en ningún caso pretenden reemplazar la consulta médica. Estas recomendaciones deben ser discutidas y acordadas con su médico tratante.