Las personas con diabetes tienen más posibilidades de sufrir afecciones que dañan su salud dental. Por este motivo, seguir de manera rigurosa ciertos hábitos saludables es fundamental para cuidar la boca. A continuación, detallamos algunas recomendaciones.

1. Controlar los niveles de azúcar en la sangre
La mayoría de las complicaciones y los daños que se producen en los tejidos tienen su origen en los altos niveles de azúcar en sangre. Por esta razón, una de las mejores maneras de evitar los daños en la salud dental y en todo el organismo es tratar de mantener la glucemia en valores cercanos a la normalidad.

Realizarse los test de glucemia según las indicaciones médicas, y los exámenes de laboratorio que midan la hemoglobina glicosilada, ayuda a conocer los niveles de azúcar en la sangre. Lo ideal es tomar la medicación que prescriba el profesional, combinándola con una dieta adecuada y ejercicios.

2. Mantener una adecuada higiene oral
Una estrategia útil para contrarrestar el riesgo de padecer enfermedades en la boca es evitar el acúmulo de placa bacteriana. Para esto, la higiene bucodental cumple un papel fundamental.

Se recomienda limpiar los dientes y las encías tres veces al día con un cepillo de cerdas suaves y pasta dental con flúor. También es necesario complementar la higiene usando hilo dental y enjuagues.

En caso de usar dentaduras postizas, ocuparse de su mantenimiento es de vital importancia. Controlar su correcta adaptación en la boca de manera regular y limpiarlas con cuidado ayuda a evitar lesiones e infecciones.

Quitarlas cada noche y limpiarlas todos los días contribuye a mantenerlas en buenas condiciones. Usar pastillas efervescentes creadas para tal fin, una vez por semana, contribuye a evita su deterioro. También es necesario verificar que no se muevan y que no haya lesiones en las mucosas por debajo o alrededor de la prótesis.

3. Visitar al dentista con frecuencia
Acudir al dentista con frecuencia, al menos dos veces al año, es primordial para mantener la salud dental. Puede que el odontólogo indique realizar controles más próximos entre sí. Con ello, logra evaluar el estado de los dientes y las encías para detectar cualquier daño que se haya producido. De esta manera, podrá realizar el abordaje de manera oportuna.

Las limpiezas profesionales ayudarán a eliminar el sarro y a mantener las encías saludables. Este procedimiento es de mucha utilidad para prevenir la gingivitis y la enfermedad periodontal, tan frecuentes en pacientes diabéticos.

Luego de los procedimientos dentales, la persona debe cumplir todas las indicaciones del dentista. Como ya mencionamos, la curación de los tejidos es más dificultosa y lenta al padecer diabetes, y los cuidados posoperatorios son fundamentales para evitar complicaciones.

4. Informar al odontólogo todo lo pertinente a la enfermedad
A la hora de visitar al dentista, el paciente diabético debe informar al profesional sobre su padecimiento. Además, debe indicar si toma alguna medicación, en qué momento la tomó y la fecha y los valores de los últimos exámenes de laboratorio.

Es útil llevar un listado con todos los medicamentos que se consumen. Con ello, el dentista podrá utilizar esta información a la hora de recetar otra medicación. Así, se evitan interferencias e interacciones entre los fármacos.

Referencia: MejorconSalud

No lo olvide: pregunte siempre a su farmacéutico, él le informará sobre estas y otras cuestiones relacionadas con la salud y el medicamento.

Material diseñado con fines educativos. La información presentada en este material es tomada de las fuentes listadas en cada contenido y contiene recomendaciones generales que en ningún caso pretenden reemplazar la consulta médica. Estas recomendaciones deben ser discutidas y acordadas con su médico tratante.