Ante de iniciar el tratamiento con pilocarpina oftálmica, las personas deben comentar con su médico todas las patologías que puedan tener. También es importante informar sobre las alergias a los medicamentos o alimentos para evitar algún tipo de reacción cruzada.

La sustancia suele comercializarse en forma de líquido o en gel para aplicarse directamente sobre el globo ocular. Múltiples estudios plantean que la dosis diaria recomendada es de 30 miligramos, divididos entre 3 y 4 aplicaciones. No obstante, siempre hay que seguir la dosificación dada por el especialista.

La aplicación del fármaco es bastante sencilla y cualquier persona puede realizarla desde la comodidad de su hogar. Los pacientes solo deben seguir las siguientes recomendaciones:

Lavarse bien las manos con agua y con jabón.
Recostarse o estirar la cabeza hacia atrás.
Tirar del párpado inferior hacia abajo con el dedo índice para formar una especie de bolsa entre el párpado y el ojo.
En caso de gotas, acercar el gotero al ojo y arrojar las gotas necesarias en la bolsa formada. Las personas deben intentar que el gotero no toque la superficie ocular.
En caso de gel, sostener la punta del gel cerca del ojo y colocar una tira en el interior del párpado inferior. Al finalizar, limpiar la punta del tubo con un pañuelo.
Es importante cerrar el ojo con suavidad durante algunos minutos después de aplicar la pilocarpina oftálmica. Luego, las personas deberán retirar el exceso de líquido presente en la cara y continuar con sus actividades diarias. La aplicación del gel deben realizarse antes de dormir, por lo que al día siguiente se enjuagan los posibles restos del fármaco.

Referencia: MejorconSalud

No lo olvide: pregunte siempre a su farmacéutico, él le informará sobre estas y otras cuestiones relacionadas con la salud y el medicamento.

Material diseñado con fines educativos. La información presentada en este material es tomada de las fuentes listadas en cada contenido y contiene recomendaciones generales que en ningún caso pretenden reemplazar la consulta médica. Estas recomendaciones deben ser discutidas y acordadas con su médico tratante.