Las partes del cuerpo en las que más fácilmente podemos sentir las pulsaciones son el reverso de las muñecas y en un lado del cuello (justo debajo de donde termina el maxilar inferior). La recomendación es que, si vas a medir el pulso en la muñeca, coloques suavemente los dedos medio e índice de la mano opuesta, sin presionar. No se debe usar el pulgar.

Luego, observando un reloj, cuenta el número de pulsaciones o latidos durante 60 segundos. Algunas personas prefieren contar durante 15 segundos y luego multiplicar por 4. Otras prefieren usar un dispositivo portátil, llamado pulsómetro.

Lo ideal es hacer las mediciones cuando estemos recostados o sentados, totalmente tranquilos. De acuerdo con los estándares que ya vimos, la frecuencia cardiaca normal en reposo debe estar entre 60 y 100 por minuto.

Por supuesto, también puedes y debes conocer tu frecuencia cardiaca en actividad física. El procedimiento para hacerlo es el mismo, con la diferencia de que el momento sería durante o justo después de terminar un ejercicio.

Referencia: MejorconSalud

No lo olvide: pregunte siempre a su farmacéutico, él le informará sobre estas y otras cuestiones relacionadas con la salud y el medicamento.

Material diseñado con fines educativos. La información presentada en este material es tomada de las fuentes listadas en cada contenido y contiene recomendaciones generales que en ningún caso pretenden reemplazar la consulta médica. Estas recomendaciones deben ser discutidas y acordadas con su médico tratante.