El uso de pilocarpina ocular en enfermedades como el glaucoma puede diminuir el daño al nervio óptico y prevenir la pérdida de la visión. Se trata de un medicamento seguro y con pocos efectos secundarios.

La pilocarpina oftálmica se une a un grupo de receptores del sistema nervioso autónomo llamados receptores muscarínicos. De esta manera, es capaz de imitar las funciones de un neurotransmisor llamado acetilcolina y generar efectos parasimpáticos.

El medicamento se une a los receptores muscarínicos M3 en el globo ocular. Los receptores están ubicados en el músculo ciliar y en el músculo constrictor de la pupila. La unión del fármaco a los receptores aumentará la concentración de iones de calcio dentro de las células, lo que generará la contracción muscular.

La contracción del músculo ciliar llevará a la acomodación del cristalino, lo que facilita el flujo de un líquido contenido en el ojo llamado humor acuoso. El aumento del flujo y la reabsorción del humor acuoso es lo que disminuye la presión intraocular. Los receptores M3 también se encuentran en las glándulas salivales, por lo que la pilocarpina aumentará la producción de saliva.

Referencia: MejorconSalud

No lo olvide: pregunte siempre a su farmacéutico, él le informará sobre estas y otras cuestiones relacionadas con la salud y el medicamento.

Material diseñado con fines educativos. La información presentada en este material es tomada de las fuentes listadas en cada contenido y contiene recomendaciones generales que en ningún caso pretenden reemplazar la consulta médica. Estas recomendaciones deben ser discutidas y acordadas con su médico tratante.