La clorhexidina es un antiséptico que evita la proliferación de bacterias, que son las principales productoras de la infección de las heridas. Un antiséptico como la clorhexidina, lo que hace es impedir el crecimiento de estos gérmenes sobre los tejidos.

La diferencia que existe entre un desinfectante y un antiséptico está en el sustrato sobre el que son efectivas. El primero inhibe el crecimiento bacteriano en materias inertes como los objetos, mientras que un antiséptico, actúa sobre los tejidos vivos como la piel.

El objetivo del empleo de la clorhexidina en las mucosas de la boca es impedir o controlar el crecimiento bacteriano sobre las mismas. De esta manera, se reduce el riesgo de infecciones, sobre todo cuando existen heridas.

Este componente tiene la particularidad de permanecer sobre la mucosa bucal  y liberarse de forma gradual durante casi ocho horas. Por este motivo, se recomienda realizar enjuagues con clorhexidina entre dos y tres veces al día.

Referencia: MejorconSalud

No lo olvide: pregunte siempre a su farmacéutico, él le informará sobre estas y otras cuestiones relacionadas con la salud y el medicamento.

Material diseñado con fines educativos. La información presentada en este material es tomada de las fuentes listadas en cada contenido y contiene recomendaciones generales que en ningún caso pretenden reemplazar la consulta médica. Estas recomendaciones deben ser discutidas y acordadas con su médico tratante.