El propósito central de la terapia miofuncional es que el paciente adquiera mayor control sobre las diferentes áreas de esta zona, como la lengua, los labios y el paladar. Así mismo, conseguir que desaparezca la excesiva tensión en la mandíbula o en el cuello, reeducar movimientos y corregir hábitos.

Esta terapia es aplicable a cualquier anomalía que afecte la musculatura orofacial, sea de origen genético, neurológico, degenerativo o temporal. Casi siempre se emplea para abordar situaciones como las siguientes:

Hipotonía o hipertonía.
Problemas de succión en los neonatos.
Alteraciones del habla ocasionadas por trastornos en la musculatura orofacial.
Dificultades en la masticación.
Problemas con la deglución.
Respiración bucal.
Hipo o hipernasalización.
Problemas en la articulación témporo-mandibular.
Estas anomalías son frecuentes en afecciones como el síndrome de Down, la parálisis cerebral, la parálisis facial, y las enfermedades neurológicas. También tras algunas intervenciones quirúrgicas en la zona o después de cirugías por vegetaciones o amigdalitis.

Referencia: MejorconSalud

No lo olvide: pregunte siempre a su farmacéutico, él le informará sobre estas y otras cuestiones relacionadas con la salud y el medicamento.

Material diseñado con fines educativos. La información presentada en este material es tomada de las fuentes listadas en cada contenido y contiene recomendaciones generales que en ningún caso pretenden reemplazar la consulta médica. Estas recomendaciones deben ser discutidas y acordadas con su médico tratante.