A continuación se mencionan algunos de los posibles beneficios:

  • Nutrientes. Los estudios demuestran un aumento entre leve y moderado de nutrientes en los productos orgánicos. El aumento más importante se evidencia en ciertos tipos de flavonoides que tienen propiedades antioxidantes.
  • Ácidos grasos omega-3. Los requisitos alimentarios para la cría orgánica de ganado que exigen una alimentación con pasto y alfalfa principalmente, por lo general, aumentan el nivel de ácidos grasos omega-3, tipo de grasa más saludable para el corazón que otras. Las productos orgánicos como las carnes, los lácteos y los huevos son los que mayor nivel de ácidos grasos omega-3 tienen.
  • Metal tóxico. El cadmio es una sustancia química tóxica que está naturalmente presente en la tierra y es absorbida por las plantas. Los estudios demuestran que los cereales orgánicos (no las frutas ni las verduras) contienen niveles de cadmio considerablemente más bajos que los cultivos convencionales de plantas gramíneas. Este nivel menor de cadmio de los cereales orgánicos podría estar relacionado con la prohibición de usar fertilizantes sintéticos en la agricultura orgánica.
  • Pesticidas residuales. A diferencia de los productos cultivados en forma convencional, los productos orgánicos tienen niveles detectables más bajos de pesticidas residuales. Los residuos que los productos orgánicos podrían tener son de pesticidas autorizados para la agricultura orgánica o de pesticidas transportados por el viento desde granjas convencionales. En cuanto a las consecuencias para la salud de esto, no se sabe cuál es la diferencia porque los productos convencionales tienen que acatar las normas de seguridad que establecen el nivel máximo de pesticidas residuales.
  • Bacterias. Las carnes de producción convencional pueden tener mayor cantidad de bacterias resistentes a los antibióticos. El riesgo general de contaminación bacteriana de los alimentos orgánicos es el mismo que el de los alimentos convencionales.

Autor/Referencia: Sharon Theimer/Mayo Clinic

Material diseñado con fines educativos. La información presentada en este material es tomada de las fuentes listadas en cada contenido y contiene recomendaciones generales que en ningún caso pretenden reemplazar la consulta médica. Estas recomendaciones deben ser discutidas y acordadas con su médico tratante.