Prueba estos consejos para mejorar la postura al estar de pie, sentado o recostado en la cama y concéntrate en la movilidad de la columna vertebral y la respiración.

  1. Cuando camines, mantén la postura erguida. Inhala, levanta los hombros y llévalos hacia atrás; luego exhala y baja los hombros, como si quisieras juntar suavemente los omóplatos.
  2. Intenta inclinar la pelvis cuando estés sentado. Siéntate en el borde de una silla, coloca las manos en la parte interna de los muslos y descansa los pies sobre el piso. Inhala y balancea la pelvis y las costillas hacia adelante, mientras abres el pecho y miras hacia arriba. Exhala, balancea la pelvis y la columna vertebral hacia atrás, y mira hacia abajo, en dirección al piso.
  3. Haz la pose del puente en la cama al despertar. Recuéstate boca arriba en la cama con las rodillas dobladas y los pies apoyados sobre el colchón. Inhala, luego exhala lentamente y curva el cóccix para elevar los glúteos y la columna vertebral, una vértebra a la vez, hasta que los omóplatos soporten el peso del cuerpo. Haz una pausa e inhala, luego exhala lentamente mientras vuelves a bajar la espina dorsal.

Autor/Referencia: Sharon Theimer/Mayo Clinic

Material diseñado con fines educativos. La información presentada en este material es tomada de las fuentes listadas en cada contenido y contiene recomendaciones generales que en ningún caso pretenden reemplazar la consulta médica. Estas recomendaciones deben ser discutidas y acordadas con su médico tratante.