El entrenamiento y los ejercicios adecuados pueden ayudar a reducir el riesgo de sufrir una lesión del ligamento cruzado anterior. Un fisioterapeuta, un entrenador atlético u otro especialista en medicina deportiva pueden evaluar, instruir y ofrecer comentario que permitan reducir los riesgos. Los programas para reducir las lesiones del ligamento cruzado anterior incluyen:

  • Ejercicios para fortalecer los músculos de las piernas, sobre todo los músculos isquiotibiales, a fin de garantizar un equilibrio general en la fuerza muscular de las piernas
  • Ejercicios que fortalecen el tronco: las caderas, la pelvis y la parte inferior del abdomen
  • Entrenamiento y ejercicios para aplicar las técnicas adecuadas y adoptar las posiciones correctas con las rodillas a la hora de saltar y de volver a tocar el suelo
  • Entrenamiento para mejorar las técnicas para girar y dar movimientos bruscos

Equipos

Usa calzados y almohadillas que sean adecuados para el deporte que practicas con el fin de que te ayuden a evitar lesiones. Si realizas esquí alpino, asegúrate de que un profesional capacitado ajuste adecuadamente los esquíes para que se puedan soltar fácilmente si sufres una caída.

Al parecer, el uso de un dispositivo de inmovilización de la rodilla no previene las lesiones del ligamento cruzado anterior ni reduce el riesgo de reaparición de la lesión después de una cirugía.

Autor/Referencia: Sharon Theimer/Mayo Clinic

Material diseñado con fines educativos. La información presentada en este material es tomada de las fuentes listadas en cada contenido y contiene recomendaciones generales que en ningún caso pretenden reemplazar la consulta médica. Estas recomendaciones deben ser discutidas y acordadas con su médico tratante.